Ya tenemos aquí la nueva temporada 2016. Con los torneos de Doha, Chennai y Brisbane la competición oficial queda inaugurada. Y ciertamente había ganas de lucha, porque casi todos los primeros espadas, con la excepción de Andy Murray, han saltado a la palestra para probar sus fuerzas en estos primeros envites del año.

La temporada arranca con un rey indiscutible y, de momento, indiscutido. Después de su recorrido triunfal durante el 2015, Novak Djokovic, lejos de ser un ‘primus inter pares’, es un auténtico dominador que se enfrenta este año al reto de refrendar su tiránico liderazgo. Ese, sin duda, será su principal objetivo.

Pero además, el serbio tiene varios retos por delante. Es de suponer que tendrá marcados tres torneos en su calendario: Roland Garros, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y Cincinnati. Ganando el open francés, Djokovic conseguiría por fin su ansiado Grand Slam de carrera. Si además se impusiera en Río, no solo alcanzaría los laureles olímpicos, sino que se convertiría en el tercer hombre de la historia, tras Andre Agassi y Rafael Nadal, en lograr el Golden Slam. Y si, finalmente, pudiera también triunfar en Cincinnati conseguiría un hito aún inédito en la historia del tenis, alzarse con el título en absolutamente todos los torneos de primera línea de su época: los cuatro Slams, los Juegos Olímpicos, el Masters, la Copa Davis y los nueve Masters 1.000 del calendario. Algo que ni siquiera Rod Laver, con sus 200 títulos a la espalda y sus dos GS en el año, pudo conseguir. Al australiano se le escaparon torneos como Montecarlo y el Masters.

Y si Djokovic puede hacer historia, Roger Federer, en los últimos años de su impresionante carrera, juega para ella. El suizo ya no compite para el número 1, y su calendario, donde prescinde de nada menos que de cuatro Masters 1.000, así lo atestigua. A buen seguro, el de Basilea intentará llegar en sus máximos a dos citas fundamentales para él: De un lado, Wimbledon, donde tras dos finales consecutivas perdidas ante Djokovic, intentará por cuarta vez convertirse en el único y solitario plusmarquista del torneo más famoso del mundo obteniendo su octavo entorchado. Y del otro, los Juegos Olímpicos, donde querrá por fin no convertirse en campeón olímpico, ya lo es, sino vencer en el torneo individual y aspirar al Golden Slam. La última vez que Federer se planteó así sus objetivos, en 2012, la jugada le salió casi perfecta. Campeón en Wimbledon y medalla de plata olímpica, también en Londres.

Rafael Nadal también tiene sus propios hitos históricos por delante. Cierto es que su principal ‘challenge’ será, como declaraba recientemente a Canal+ España, volver a sentirse con opciones para ganar un grande. Y ciertamente, después de verle en Abu Dhabi, en thetennisbase creemos que es más que probable que el español vuelva a ser el principal rival de Djokovic en 2016. Aparte de esto, el irreductible manacorí tiene tres oportunidades de volver a hacer historia. Primero, en el Abierto de Australia, donde podría convertirse en el primer jugador, después de Laver, en lograr un segundo Grand Slam. En segundo lugar, podría poner en mayo un «10» en el palmarés de Roland Garros. Un número que, amén de perfecto y redondo, resultaría insólito. Y, por último, podría convertirse en Río de Janeiro en el primer doble campeón olímpico en individuales masculinos.

Murray, después de haber devuelto a Gran Bretaña todos los logros que Fred Perry consiguió, jugará sin el peso de la opinión pública británica en su espalda. Al fin y al cabo, ya es un auténtico ídolo en su patria. Habrá que ver como se plantea el año el escocés y si puede aspirar finalmente al trono tenístico. Si fuera capaz de defender su título olímpico, se convertiría en el primer doble campeón olímpico de individuales masculinos, reto que comparte con Nadal.

Los demás tienen también sus propias fronteras históricas por delante. Atendiendo solo a los Grand Slam, Kei Nishikori podría convertirse en el primer asiático en levantar un trofeo de esta categoría. O Milos Raonic el primer canadiense. O Grigor Dimitrov el primer búlgaro. En thetennisbase seguiremos con atención estas y otras posibilidades, no en vano amamos la historia del tenis.

Y no olvidamos que lo que pasa hoy, es historia mañana.

Gabriel García / thetennisbase.com

Deja un comentario