El Tip de esta semana en mi blog hablará sobre trabajar la confianza y lo que hemos visto hoy en Londres es una demostración de confianza. En todos los momentos clave, Andy respiraba confianza, en su forma de juego, en los momentos positivos, pero también en los momentos negativos, siguió trabajando su confianza. No podía descansar hasta haber escrito lo que he visto en Andy hoy.

Confianza es Andy Murray: no es el más alto, ni el más fuerte, ni el más rápido, no es el más tranquilo ni el más focalizado, pero aprovechó su increíble confianza durante todos los momentos claves del torneo.

Andy es el campeón y lo admiro mucho. Nos conocimos en Barcelona cuando vino a entrenar a nuestra Academia, Academia Sánchez-Casal, y cuando jugó por primera vez en ella ya demostró su confianza siendo un adolescente. Me dijo que me iba a ganar y lo hizo, fácilmente. Traté de presionarlo y me di cuenta de que buen “counter-puncher” (jugador de fondo) era y cuantas bolas era capaz de recuperar en los momentos clave. Tenía un largo camino que recorrer pero siempre tenía esa postura de desafío cuando se enfrentaba con nuevos retos. Recuerdo un día en que Carlos Moya vino a jugar con él y sus palabras después del entreno fueron de admiración por su seguridad. Moya dijo, “Este chico va a hacer daño”.

Murray-Wibledon-2-300x300

Han pasado muchos años desde que Andy dejó Barcelona, siempre trabajando con el objetivo de llegar a ser el jugador top que había soñado. Ha tenido muchos coaches a lo largo de los años, pero el que le hizo llegar a la excelencia en su tenis fue Lendl, que le llevó directo a la cumbre. Después de ganar dos Grand Slams y las Olimpiadas, se separaron y ese gran impulso desapareció.

Qué es lo que le ha devuelto esa confianza a Andy? En mi opinión, es una mezcla de cosas:

Técnicamente, es un jugador maduro y sabe utilizar bien sus herramientas en todas las superficies. Puede pasar de defender a atacar en un milisegundo, y volver a defender de nuevo.

Tácticamente, su triunfo en la Copa Davis del año pasado le dio un gran impulso, y su victoria en la tierra batida con el título de Roma y la final en París de este año le han catapultado a otro nivel, mucho más maduro y agresivo. Incorporar a Lendl a su equipo le ha dado el estímulo extra que necesitaba en términos de confianza, pautas y serenidad.

Murray-Wibledon-3-300x169

Físicamente, la principal diferencia es que es capaz de contraatacar en momentos en que la mayor parte del resto de jugadores se darían por vencidos. Es capaz de convertir ataques agresivos en grandes defensas, o generar situaciones de ataque absolutamente imprevisibles.

Mentalmente, creo que su matrimonio y paternidad le han ayudado considerablemente. Incluso cuando ha sentido todo el peso del mundo encima de sus hombros en algunos momentos, es capaz de deshacerse de estas preocupaciones con mucha mayor efectividad que antes. Estoy seguro que Lendl, con su enseñanza y su guía, hace que Andy trabaje con más intensidad pero también con más paciencia. Ha sido evidente en las últimas dos semanas, en su focalización y sobre todo en su excelencia en los momentos clave. Incluso durante su partido con Tsonga, perdiendo dos sets, al entrar en el quinto set pareció que engranaba una marcha más, ganando por 6-1 sin problemas.

Creo que Murray está en una nueva situación. Tiene la oportunidad de colocarse como número 1.

No sabemos qué pasará con Djokovic, su salida ha creado algunas dudas acerca de la invencibilidad de su juego. Algo estuvo mal en el pilar Mental de su juego del otro día que lo convirtió en vulnerable: su actuación no estuvo a la altura de sus estandars habituales, algo le bloqueó.

Los otros dos rivales de Andy son Nadal, que no jugó debido a una lesión, y Federer, que tuvo una gran actuación que casi le lleva a la final una vez más. La cirugía de su rodilla y la consiguiente recuperación probablemente afectaron a su pilar Físico, impidiéndole jugar contra Raonic al mismo nivel que lo hizo con Cilic. Imagino que no jugar el Open de Francia fue un gran sacrificio, pero racionalmente era de esperar que esto le diera un plus físico para llegar a la soñada final de Wimbledon. Fue una pena para el mundo del tenis que no pudiera ser así.

Andy: ¡Tú eras mi favorito antes de empezar el torneo y lo has logrado! Tienes un gran reto por delante y puedes acabar el año como número 1. Estás en la pole position, eres más profesional, más consistente y más seguro que nunca. ¡Estoy seguro que lo lograrás!

Emilio Sánchez Vicario

https://emiliosanchezvicario.wordpress.com/

Deja un comentario