Como cada año, la primavera anuncia los grandes torneos europeos de tierra batida: un Grand Slam, Roland Garros, tres Masters 1000, Monte Carlo, Madrid y Roma, y un ATP 500 con sabor a grande, el Conde de Godó en Barcelona. Les acompañan un buen número de ATP 250 (Houston, Marrakech, Bucarest, Estoril, Estambul, Munich, Ginebra y Niza) que completan dos meses de calendario tenístico dedicados casi exclusivamente a ese tenis basado en construir el punto poco a poco, desplazando al rival hasta encontrar pista, que se disputa sobre polvo de ladrillo.

Muchos de estos torneos son auténticos monumentos de la historia del tenis. Monte Carlo se disputa desde 1897 y la de este año será su edición número 109. La mágica atmósfera del Country Club -un lugar de casi obligado peregrinaje para todo aficionado al tenis- retiene aún las esencias de su larga historia; observar las fotografías de Suzanne Lenglen, Henri Cochet o Bill Tilden que adornan el salón principal del restaurante supone toda una experiencia de viaje en el tiempo. Monte Carlo book of records

Los Internacionales de Italia se juegan desde 1930. Roland Garros, como torneo internacional, desde 1925 y el Conde de Godó desde 1953. El Abierto de Alemania, perdida hoy su categoría de Masters 1000 y desplazado a Julio, data de 1892 y fue durante décadas uno de los torneos más importantes del mundo. Roland Garros book of records

Con tanta historia detrás sería prolijo recordar aquí todos los grandes campeones que triunfaron sobre las canchas de arcilla europeas. Desde los hermanos Doherty a Novak Djokovic la práctica totalidad de los números uno mundiales en la historia triunfaron alguna vez en estos grandes torneos. Sin embargo, cuando se menciona la tierra, el nombre de Rafael Nadal sobresale por encima de todos en los 140 años de historia competitiva de este deporte.

Los números de Nadal en el periodo 2005-2014 son tan contundentes que no permiten comparación alguna. 10 temporadas de dominio abrumador en los que apenas dejó las migajas a sus rivales en los meses de Abril y Mayo. Roland Garros, 10 participaciones, 9 títulos; 66 victorias y una única derrota. Monte Carlo, 10 participaciones, 8 títulos consecutivos desde 2005 a 2012; 48 victorias, 2 derrotas. De 2007 a 2012, el manacorí solo cedió 2 sets en su trayectoria en el Principado. En 2010 se alzó con el título cediendo solo 14 juegos, algo insólito en la historia de los Masters 1000.

En Roma, también 10 participaciones, 7 títulos, 45 victorias y tres derrotas. En Madrid, contando solo las ediciones disputadas en tierra desde 2009,  6 participaciones, 3 títulos, balance de 22-3. El Conde de Godó ha visto a Nadal morder 8 veces la copa de campeón y 41 veces ir a la red a saludar a su rival derrotado. Solo una derrota en el periodo señalado, ante Almagro en cuartos de la edición de 2014. Por último, en Hamburgo, 2 participaciones, un título, una final, 9 victorias y una derrota. Nadal advanced stats clay 2005-2014

La década prodigiosa de Rafael Nadal se resume así: 7 temporadas alzándose con 4 de los 5 títulos de primavera, 36 torneos ganados en 47 participaciones, 63-7 contra los top-10, con parciales de 13-2, 13-4 y 6-0 contra Federer, Djokovic y Murray respectivamente. El balance global es de 231 victorias y 11 derrotas, para un 95,45% de eficacia, un rendimiento incluso superior al 94% que presenta Djokovic desde 2015.

Si extrapolamos el rendimiento del balear sobre tierra, más allá de los torneos clásicos de primavera, encontramos otras cifras igualmente prodigiosas. Por ejemplo, tiene la mayor racha victoriosa sobre tierra de la era open, con 81 triunfos, la mejor serie de títulos consecutivos, 13, desde Monte Carlo 2005 a los Internacionales de Italia desde 2007 y el mejor porcentaje de títulos sobre participaciones, 58,75%, 47 títulos de 80 posibles. Sin palabras. Wins streak on clay Titles streak on clay

Ninguno de los otros grandes campeones sobre tierra puede presentar números equiparables a los de Nadal. Guillermo Vilas sigue siendo quien atesora más triunfos y más títulos ATP sobre tierra -681 y 49 respectivamente- pero su porcentaje es sensiblemente inferior, 79,84% contra el 91,58% del global de la carrera de Nadal. Por cierto, ningún otro jugador de la era open ha podido nunca cruzar el umbral del 90% de victorias en una superficie concreta. Most ATP titles on clay Most ATP wins on clay

Además, en la época de Vilas se podía construir toda una temporada jugando casi exclusivamente sobre arcilla; en 1977, su mejor temporada, el legendario argentino jugó sobre polvo de ladrillo 101 de los 148 partidos totales que disputó. Vilas «campeonó» en Roland Garros, Roma, Monte Carlo y Hamburgo, pero no  pudo hacerlo en Barcelona, en donde por cuatro veces consecutivas, de 1980 a 1983, tuvo que conformarse con la plaza de finalista, si bien en aquellos años el torneo se disputaba en Octubre. Vilas 1977 activity

Bjorn Borg también presenta un curriculum impecable en la primavera europea. Seis títulos en Roland Garros de ocho participaciones; como Nadal, solo tiene dos derrotas en el Grand Slam parisino, ambas ante Adriano Panatta, en 1973 y 1976. Ganó tres veces en el Principado (1977, 1979 y 1980), dos en el Foro Itálico (1974 y 1978) y otras dos, 1975 y 1977, en el Real Club de Tenis Barcelona. El sueco, que siempre se atuvo a un calendario muy particular, trufado de exhibiciones, solo jugó en Hamburgo en 1979 donde, tras ganar un par de partidos, se retiró en su partido de octavos ante Eliot Teltscher. Borg clay tournaments results

El sueco tiene la segunda mejor marca de porcentaje de victorias en tierra batida, 85,89% y en porcentaje de títulos sobre participaciones, 41,10% con 30 títulos de 73 posibles. También es segundo en títulos consecutivos en esta superficie, 10, desde Roland Garros 1979 a Ginebra 1981. Nadal le precede en todas estas clasificaciones. ATP wins on clay highest % Best titles/entries ratio clay

El único jugador que, como Nadal, ha podido completar el repóquer de clásicos europeos es Ivan Lendl. El checo dobló en todos ellos -en Roland Garros incluso alcanzó una tercera victoria- para construir un magnífico palmarés de once títulos. Lendl, un jugador completo que dominó todas las superficies, protagonizó además una de las finales más memorables de los Internacionales de Francia cuando remontó dos sets a John McEnroe en 1984, un partido que permanece en la memoria de todos aquellos que lo vieron. Lendl career match record

Muchos otros grandes campeones triunfaron sobre las canchas de arcilla europeas: Drobny, Pietrangelli, Gimeno, Nastase, Orantes, Wilander, Muster, Moyá, Ferrero y Kuerten ganaron cuatro de los cinco clásicos europeos. Santana estuvo cerca de alcanzar el pleno, pero cayó en las finales que disputó en Hamburgo y Roma, lo mismo que le ocurrió a Patty en Monte Carlo y Barcelona. Froitzheim, Cochet, Lacoste, Von Cramm, Asboth, Rosewall y Laver fueron también fantásticos jugadores de tierra, pero por diferentes causas disputaron menos ediciones.

En cuanto a los americanos, solo ocho de ellos han podido triunfar en Roland Garros (Agassi, Courier, Chang, Trabert, Patty, Parker, McNeill y Budge) y aparte de Budge Patty, natural de Arkansas pero prácticamente asimilado como francés, solo han tenido otro auténtico especialista en tierra. Frank Parker apenas jugó en Europa, pero dejó su impronta ganando las dos ediciones de Roland Garros en las que participó, en 1948 y 1949, lo que le convierte en el único jugador multicampeón imbatido del Grand Slam parisino. También conquistó el título de Monte Carlo en su única aparición en el Country Club en 1949. Sus 49 títulos y 367 victorias sobre arcilla le avalan sobradamente, y aunque 177 de ellas fueron contra jugadores por encima del top-50, su porcentaje del 91,98% de victorias y del 60,49% de títulos sobre participaciones le sitúan como uno de los grandes especialistas de todos los tiempos. All time wins on clay highest %

La arcilla a escena. Hay quien dice que el tenis sobre tierra es un deporte diferente al que se practica sobre superficies rápidas. También lo son el ambiente y el público, de costumbres y gustos distintos. Un notable contraste con los recientes torneos de Indian Wells y Miami. Y es que también en el tenis, como en todo, la variedad resulta enriquecedora.

Deja un comentario